sábado, 30 de julio de 2016

Polis: Prologo - Fragmento 5

Los alakës eran una de las razas que hacían parte de los éldon, es decir, los seres creados por Arkan. Eran muy similares a nosotros de forma, de talla y constitución en su edad adulta. Sus orejas eran su mayor distintivo, pues eran puntiagudas y cubiertas levemente por unas pequeñas plumas. En algunos alcanzaban los veinticinco centímetros de largo y en otros apenas se lograba notar cómo se alzaba su forma en punta; en algunos casos particulares, eran más notorias las plumas que su forma. En especial los machos, tenían brotes de estas plumas en los brazos y las piernas, como si fuera algún tipo de vello. Eran ágiles y al pasar de los años se hacían extremadamente fuertes. Estos seres no conocían enfermedad o vejez, claro que sí madurez y los años les pasaban sin preocupación alguna. Eran sabios, sinceros y bohemios, pues Arkan los había dotado de una pureza espiritual enorme. Aunque se asegura que morían, no hay registro de una muerte natural en ellos, puesto que su ritual de ocaso era por voluntad. En este ritual los alakës morían en sí mismos entrando en un trance para dejar el mundo terrenal, convertir su cuerpo en energía y unirse al flujo del mundo. En ocasiones este ritual se era practicado por parejas con la creencia de que su esencia permanecería unida mezclándose en una sola hasta el fin de los tiempos. El hambre no los mataba, pero si destrozaba su vitalidad al punto extremo de no ser capaces ni siquiera de fabricar un pensamiento.

Historias de Terran por S. Arias


 

jueves, 28 de julio de 2016

Polis: Prologo - Fragmento 4

Lo que ninguno de los dirigentes de esta misión logró prever fue que las tropas de Polis habían notado la intención de estas excursiones enemigas y habían preparado una defensa en este lugar para la llegada del ejército oscuro, trepados al borde de los abismos y acantilados, montando guardia entre las rocas que el pasaje había dejado colgadas al tajarse la cordillera. Los alakës lograron deducir que sus enemigos preparaban una incursión para conquistar Erutar. En los concilios celebrados por los alakës se barajaron las posibilidades y las opciones que tenían los borkës para tener éxito en su propósito, llegando a la misma conclusión que su enemigo: su única opción era la bahía de la gruta. Aunque solo eran cincuenta guerreros los que custodiaban el pasaje, entre ellos estaban los guardianes del gran árbol, el príncipe y el rey mismo, cuyo título recaía en ellos por su poder y no por herencia. Por desgracia para los borkës, este lugar ahora estaba custodiado a la espera de su inevitable llegada y Erutar había sido la tierra de los éldon durante milenios, lo que se traducía en un conocimiento de aquel lugar tan vasto como sus propias vidas.

Ya estaba escrito. Esta batalla sería de borkës contra alakës, dos razas condenadas a derramar sangre entre si y a odiarse hasta el fin de los tiempos. Los borkës eran las criaturas más inteligentes y malvadas que este mundo conocía. Un poco más altos que nosotros y con una constitución ancha, pues su vida giraba en torno a las batallas. Aquellos seres eran fuertes y tenían una piel escamada que les servía como armadura natural. Muchos de ellos desarrollaban escamas puntiagudas en los brazos las cuales se podían usar como pequeñas cuchillas en contacto directo con sus enemigos. Tenían cuatro dedos en sus manos y cuatro en sus pies, los cuales marcaban una pisada digitígrada en tres de ellos. Aunque normalmente vestían cuero y ropas de tela, su raza se preparaba para la guerra con armaduras ajustadas, hechas con un material flexible, pero más duro que el acero, lo que los hacía casi completamente impenetrables con solo fuerza y destreza. Sus rostros eran bruscos y en sus miradas de ojos oscuros se veía toda la maldad y poder que residía en ellos. Normalmente, tenían tres pares de cuernos que se prolongaban desde cada lado del rostro hacia la parte trasera de su cabeza, lo que sin duda los hacía ver tan imponentes como lo eran. Sin embargo, otros solían tener cuernos en sus barbillas o sus frentes, lo que los hacía su rasgo más característicos para distinguirlos.


Historias de Terran por S. Arias


 

miércoles, 27 de julio de 2016

Polis: Prologo - Fragmento 3

Frente a la flota se organizaron las filas de borkës para comenzar a marchar a la cordillera Marrol, que era el escudo natural del oeste de Erutar, con abismos de más de quinientos metros de altura. Dicho lo anterior, cualquiera pensaría que habían arribado en el peor lugar posible para comenzar su conquista. Ellos mismos también pensaron eso antes, pero justo ese factor determinó el valor estratégico que tenía ese lugar. Aquella invasión llevaba cientos de años siendo planeada, lo que significaba que en muchas ocasiones habían sido enviados laganos y borkës para hacer reconocimiento del continente; y aunque habían fallado incontables veces en encontrar con éxito la forma de penetrar las defensas de Erutar, finalmente habían descubierto un canal estrecho generado por algún sismo hace miles de años, pasaje por el cual podían acceder seres de la talla de los borkës de uno en uno, pero les daba acceso directo y de manera sorpresiva a los llanos de Erutar donde podrían establecer una base y dar comienzo a su campaña expansionista, cuyo objetivo principal era devastar el gran árbol de Polis y la ciudad construida sobre sus ramas.

Historias de Terran por S. Arias


 

martes, 26 de julio de 2016

Polis: Prologo - Fragmento 2

Desde las naves los tripulantes podían divisar que se acercaban a una plataforma terrestre que flotaba entre las nubes. Era un continente entero movido por el poder del mismo núcleo que daba luz a este mundo y al mismo tiempo generaba las nubes que lo rodeaban al evaporar los torrentes de agua que caían atraídos por su gravedad.

Debido a esta fuerza gravitacional, sus naves no podían volar sobre ninguna plataforma y esto los obligaba a llegar hasta la orilla de Erutar y seguir su camino marchando. Haciendo un ruido más tenue que el que generaban los torrentes más cercanos, las naves llegaron al borde de esa estructura de roca colosal que flotaba en medio de la nada y comenzaron a desembarcar. Habían llegado al continente del gran árbol, donde años atrás se había erradicado el mayor mal que había amenazado el mundo creado por Arkan. Este estaba naturalmente protegido del ingreso de extranjeros, pues tenía grandes acantilados alrededor, y las bahías (si se le puede llamar así a estos lugares en un mundo donde no existe lo que nosotros conocemos como mar) estaban estrictamente custodiadas por fortalezas y ejércitos capaces de derribar cualquier nave que se acercara antes de llegar a la orilla. Sin embargo, había un lugar al oeste de Erutar donde había una playa precedida por una llanura antes de los abismos de los acantilados, lo que hacía de este un lugar estratégico para desembarcar un ejército entero antes de que las naves fueran percibidas.

Historias de Terran por S. Arias


 


lunes, 25 de julio de 2016

Polis: Prologo - Fragmento 1

El núcleo de Terran alimentaba las últimas horas del astro de luz cuando las flotas se divisaron salir de las nubes del abismo. Los impulsores generaban un suave y grave eco que se camuflaba entre los vientos que movían las cascadas ruidosas. Estas se perdían al caer del bloque continental flotante para evaporarse con el calor del centro de este mundo. Dentro de las naves había un ambiente de tensión y estrés colectivo. Cada criatura portaba un arma a la defensiva mientras miraban alrededor, esperando no ver o percibir ninguna señal de peligro. Aunque la campaña estaba comandada por poderosos guerreros y bestias dotados de un poder nunca visto en ningún campo de batalla (exceptuando las guerras de los Celës), aquella flota sabía que en el continente de Erutar habitaba la estirpe más poderosa de los éldon.

Historias de Terran por S. Arias





Historias de Terran: Prototipo

Este es el primer capítulo que escribí para reiniciar mis libros. No es muy diferente a la historia original de hace 13 años, pero la madurez en el lenguaje es notorio, además de que ahora incluye detalles de la historia que conectan con todo lo que he desarrollado a lo largo de estos años pensando y reescribiendo.


Clic aquí para leer el prototipo

No duden en opinar sobre su experiencia al leer este capítulo. Todos sus comentarios sobre este fragmento son bienvenidos.

domingo, 24 de julio de 2016

Sobre Terran

A través de estos relatos se puede saber la verdadera historia de Terran, un mundo creado por el Alma y a partir de ella. No se puede asegurar que estos relatos se pueden llegar a entender como una metáfora adecuada de la justicia, pero lo que se cuenta nos puede mostrar el reflejo de lo que algunos quisieron ser sin saber lo que conllevaba, y de lo que algunos fueron sin querer serlo.

He trabajado en esta obra durante más de 13 años, modificándola tantas veces como fue necesario para lograr llegar a formar una historia (o muchas) que valiera la pena contar. En estas lineas se encuentra una mezcla de sueños, sentimientos y experiencias que al mezclarlas con la fantasía han formado un universo en el que disfruto navegar día a día y sumergir mis pensamientos para entender y soportar la realidad en la que vivimos.

Este mundo puede parecer muy diferente al nuestro, pero en él encontramos las esquirlas de nuestra historia y de como el pasado nos ha hecho lo que somos ahora.

Dragoön: Historias de Terran por S. Arias