jueves, 24 de noviembre de 2016

Polis: Prologo - Fragmento 43

A pesar de que el agal logró acortar en gran medida la distancia entre él y sus presas, Rotran y Frouken lograron llegar a la montaña de cuerpos que se había formando, y con una señal, la lluvia de flechas cesó unos instantes para permitirles el paso. Sin embargo los borkës que quedaban cerca de la grieta no aprovecharon la ocasión y en lugar de eso se apartaron huyendo del miedo de quedar en medio de cualquier ataque del agal que venía encabritado contra ellos. Ambos guerreros tuvieron que escalar poco a poco sobre los cadáveres y Rotran tuvo que ayudar en gran parte a Frouken que no contaba con la fuerza de su brazo derecho. El monstruo se acercaba inevitablemente con los ojos encendidos. La lluvia de flechas retornó en dirección directa al agal para tratar de menguar su marcha y darles oportunidad a los guerreros alakës de huir.

Historias de Terran por S. Arias

 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario